Maria Vidal confiesa un duro suceso :»Hago terapia desde hace trece años para superarlo…»

Entrevista a la Gobernadora de la provincia de Buenos Aires, licenciada en Ciencia Política.

Se tomó una semana de vacaciones en México y se inundó el norte de la Provincia. ¿Cómo se sintió al no estar?

-Siempre que pasa algo que afecta a los vecinos en la Provincia me preocupa. En este caso como en otras emergencias que tuvimos este año, el gobierno de la Provincia estuvo en el lugar con el gobierno nacional y municipal, trabajando como tenía que hacerlo. Con un equipo y respuesta en la emergencia que en la Provincia en muchos años no hubo: botes, personal, asistencia médica y alimentaria, trabajo de hidráulica. En lo personal el 2016 fue un año difícil y de muchos cambios en la familia. Necesitábamos mis hijos y yo esos seis días de descanso juntos.

-¿Cómo vivió el primer año al frente de la gobernación de Buenos Aires?

-Fue uno de los años más intensos de mi vida. Por supuesto, fue difícil como lo fue para todos los argentinos y también para los que viven en la Provincia pero al mismo tiempo sentí que todos, incluyéndome, pudimos sostener la esperanza. Siento que empezamos un camino, en mi vida personal y profesional, una nueva etapa. Los inicios tienen dificultades, pero son desafiantes, te enseñan mucho.

-¿Qué aprendió?

-A administrar mi ansiedad. También, a ponerme más en el lugar del otro. Y, más que aprender, confirmé que el poder es un lugar al que hay que aprender a respetar y en el que hay que tener cuidado.

María Eugenia Vidal sentada en la fuente de la plaza frente al Colegio Misericordia a los 6 años. (Álbum Familia Vidal)

María Eugenia Vidal sentada en la fuente de la plaza frente al Colegio Misericordia a los 6 años. (Álbum Familia Vidal)SEGUÍ LEYENDO

-¿Cuidado de qué?

-De no creer lo que el sistema te ofrece; estos son lugares donde es muy fácil que te alejes de la gente, todo está armado para eso. Desde una residencia para el gobernador, los traslados, la custodia. Hay que hacer un ejercicio permanente para no olvidarte de que estás acá para trabajar para la gente. Sos su empleado en un lugar que ocupás por 4 años.

-¿Algo de su gestión que hubiera hecho diferente?

-Hubiera empezado antes la reforma del Sistema Penitenciario. Y es necesario que discutamos un nuevo contrato de relación con los municipios donde quede claro cuáles son las responsabilidades y compromisos que cada uno asume, para que cuando la gente vote sepa a quién le tiene que reclamar cada cosa.

-¿ Y en lo personal cómo la trató el poder?

-Durante los primeros seis meses todo el tiempo quería que las cosas pasaran más rápido: llegar más, alcanzar a más gente, que las obras empiecen, que los cambios se aceleren. Hoy entendí que algo que funcionó de una determinada manera durante casi 28 ó 29 años no va a cambiar de un día para el otro. Que hay reformas y procesos que van a ser profundos. Algo que, para alguien como yo, muy exigente conmigo y mi equipo, costó y mucho.

María Eugenia Vidal con sus padres, José Luis y Norma, el día de su asunción como vicejefa de Gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. (Álbum familia Vidal)

María Eugenia Vidal con sus padres, José Luis y Norma, el día de su asunción como vicejefa de Gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. (Álbum familia Vidal)

-En el medio, además, se separó. ¿Cómo logró manejar todo?

– He estado muy bien acompañada por la gente, por su voto de confianza en mi trabajo, por mis padres, mi hermano, mis amigos de toda la vida. También tuve una muy buena relación con el papá de mis hijos. Como familia ya no somos la que éramos, pero siento que hemos podido sostener una familia, aunque sea distinta. Dejé fluir las cosas, no pretendí resolverlo rápido ni negarlo. La gente me ayudó mucho, aun sin darse cuenta. Una carta, alguien que te da la mano en una recorrida, o que te dice algo. Una vez, una señora se acercó en una camioneta y me regaló una bufanda. Me dijo ‘esto es para tu padre, que debe estar preocupado por vos’. Y también el Presidente.

-¿Cómo la ayudó el Presidente?

– Cada quince días lo iba a ver, a la quinta Los Abrojos, o hablábamos por teléfono o con mensajitos. Ha sido un sostén muy fuerte para mí, desde lo personal, no sólo desde lo político y la gestión. Me ha escuchado en el proceso de la separación.Me aconsejó muy bien, me iba anticipando etapas, como alguien que las había vivido. Sobre todo, supo acompañarme. Fue uno de los que me ayudó en la administración de mi ansiedad, porque me dijo ‘no pretendas todo el tiempo sacarte un diez’. Me ayudó en todo este proceso, tan difícil, de la Provincia.

Confesiones íntimas de Macri: Franco, Juliana, Antonia y el poder

-Imagino que la terapia también ayudó.

-Sí, hago una vez por semana, desde hace trece años, con una terapeuta. Me ayuda en este trabajo. Yo le pongo mucho el cuerpo a esto. La otra vez, por ejemplo en Pergamino, por la inundación. Esto de ir, meterme en el agua, voy al centro de evacuados. Me lo llevo, sigue en mi cabeza. Ese día me fui con Lucrecia, digo yo. Ella se había puesto un quiosco en su casa, se había comprado un freezer, y perdió todo. Después de haberse inundado muchas veces, ella lloraba, yo le hablaba, y sentía que no me creía. Entonces en un momento la miré y le dije ‘¿no me creés, no?’ Ella me dijo ‘no, tantas veces nos mintieron’. Me decía no quiero que me regalen nada, quiero recuperar mi trabajo. Le dije vamos a hacer un trato. Vamos a trabajar para que vuelvas a tener tu quiosco, y cuando lo tengas de nuevo, voy a volver a verte. Esto de poner el cuerpo requiere que vos descargues. Que pidas ayuda también para poder seguir haciendo bien otras cosas. También empecé yoga con mi hija, y mi fe es un sostén.

-Se conoció hace unos días una encuesta en la Provincia que daba a una fórmula oficialista, Jorge Macri-Elisa Carrió, el tercer lugar, detrás de Massa-Stolbizer y Scioli-Cristina.¿Le preocupan esos números?

-Creo que es muy temprano para preguntarle a la gente a quién va a votar. Tiene preocupaciones más urgentes y yo también. Todavía no hay candidatos definidos pero sí está claro que la decisión es seguir con el cambio o volver al pasado.

-¿Le gusta Carrió como candidata para la Provincia?

-Lilita es una dirigente valiosa que puede ayudar desde muchos lugares. Con ella nos valoramos y debatiremos qué es lo mejor en Cambiemos más adelante.

-¿Cómo lo ve a Macri?

-Creo que la principal cualidad que ha tenido siempre Mauricio es no dejar de ser quién es. Vas a su casa en Olivos y te abre él la puerta. Y te atiende un domingo a la mañana en bermudas y con ojotas, sabe escuchar y siempre tiene cinco minutos para preguntarte cómo estás. Justamente lo que a veces le critican, que es su origen y de dónde viene, es lo que garantiza que no se va a deslumbrar con el poder.

María Eugenia con sus hijos María José, Pedro y Camila. (Álbum familia Vidal)

María Eugenia con sus hijos María José, Pedro y Camila. (Álbum familia Vidal)

-Ultimamente se habló mucho de egos, de competencia. ¿Cómo administra esos conflictos?

-¡Qué pregunta!… no es fácil en estos lugares. Primero, tener un equipo de trabajo que te dice todo lo que te tiene que decir. También ayudan los afectos. Y después, valorar el lugar que tenés. La política se trata mucho de correr siempre hacia adelante, de ver cuál es el próximo objetivo. No digo que esté mal, pero yo me propuse como gobernadora no trabajar para ser presidenta. Es bueno para la Provincia y para mí, porque no me pone en ese lugar de candidata, ni me condiciona. Ahí el ego te empieza a jugar mucho. ¿Las encuestas? Siempre a los politicos nos pone contentos que nos vaya bien en las encuestas, pero el cargo, más que la encuesta, me genera gran responsabilidad…Me quita mucho el sueño.

-¿Duerme poco?

-Sí, porque cuando se inundan, cuando hay un hecho de inseguridad grave, cuando hay algún problema en el sistema de salud… los grandes problemas, que sé que me va a llevar tiempo resolver y que tienen una urgencia mañana. Hay muchos lugares de mucha pobreza todavía. Yo soy de la teoría de que el día que no me importe, que no me afecte, ese día tengo un problema.

-¿No cree que hubiera sido bueno que Macri hablara del estado del país al asumir?

– Qué sé yo, con el diario del lunes es fácil.

-Usted lo hizo. Al asumir dijo que la Provincia estaba quebrada.

-La verdad es que yo tenía una situación muy difícil, porque no sabíamos si íbamos a poder pagar aguinaldos y salarios en 10 días…En marzo, en la apertura de sesiones ordinarias, Mauricio hizo un discurso muy contundente y una descripción bastante detallada de lo que había encontrado. Y también, voy a decir, no estaba toda la información.

-Macri llamó a Massa impostor y usted tiene una relación bastante fluida con Massa. Dio boleto estudiantil gratuito, planteó desde el primer día cómo estaba la Provincia…Parece que usted se permite eso de desmarcarse.

-Yo la verdad no siento tanto esa diferenciación. Pero sí somos de realidades distintas. En alguna época se quiso instalar que gobernar la Provincia era tan difícil como gobernar el país y no es así. En la discusión de Ganancias, por ejemplo, sé que el Presidente estaba mirando qué pensaba el mundo, y qué los inversores, porque ésa es su responsabilidad.

-¿Cuál es el debe y el haber del Gobierno?

-El haber es haber dejado atrás la tensión, la agresión y la confrontación como método de la política. El debe es todo lo que falta para que haya menos pobreza y desigualdad.

-En 2015 se votó un cambio.¿Qué se votará este año?

-Creo que, a pesar de las dificultades, la gente sigue sosteniendo la esperanza, y también sabe y aprendió, como yo, que los cambios profundos llevan tiempo. Confío que este va a ser un año mejor, y que vamos a crecer. Los argentinos tenemos que enfrentar una nueva etapa donde no demos saltos tremendos para hacer retrocesos tremendos, sino que vayamos construyendo un poco de manera persistente y constante. Uno no pasa de un día para el otro de pobre a millonario, a menos que robe o tome atajos. La mejora consistente es la del esfuerzo y la del resultado pequeño cada día. Yo creo que 2017 va a ser eso.

-¿Y su corazón, sigue vacante?

– (Sonríe) La verdad es que le he puesto mucha energía a la Provincia y a mis hijos. Me ha costado mucho encontrar tiempos para mí. Probablemente sea un desafío para 2017, no sé si es el mejor año para planteármelo…Yo soy de las que cree que el amor no es algo que uno sale a buscar, es algo que aparece cuando uno está listo para eso. No sabría si contestarte que estoy lista. Llegará cuando tenga que ser.

-¿ Pero no hubo un ramo de rosas rojas muy especial para su cumpleaños?

– Nooo, es un mito. Y si llegó (se ríe a carcajadas) nunca me lo dieron.

Loading...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.