Mirian Quiroga publica el diario intimo de Nestor K y compromete a Maximo K (REVELEDOR)

Miriam Quiroga, la «otra viuda» de Néstor Kirchner, está preparando un libro con intimidades sobre su relación con el ex presidente. Según la publicación, el periodista que está ayudando a Quiroga a escribir sus revelaciones es un viejo amigo suyo, Eduardo «Lalo» Zanini, quien tiene más de catorce horas de charlas grabadas con la ex funcionaria.

Resultado de imagen para MIRIAM QUIROGA VS MAXIMO K

La ex amante de Kirchner, que colaboró estrechamente con el mandatario durante casi ocho años, está barajando varios títulos para la obra: desde «La otra» hasta «Diario íntimo de Néstor Kirchner» y «La verdad sobre Miriam Quiroga». En el prólogo, escrito por Zanini, cita una frase polémica que le atribuyen a Quiroga: «Fue mi amor», habría dicho ella cuando le preguntaron por la naturaleza de su relación con el ex presidente.

Hace solo unas semanas Miriam Quiroga sacudió al Gobierno de Cristina Fernández de Kirchner desde el plató de «Periodismo para Todos», un programa de investigación del «prime time» argentino presentado por Jorge Lanata, uno de los periodistas más críticos con el «kirchnerismo». Allí, contó que vio cómo uno de los secretarios de Kirchner, Daniel Muñoz, llevaba bolsos que supuestamente contenían dinero hacia los dominios de «los K» en la Patagonia, a bordo del avión presidencial o por vía terrestre. Y agregó que estaba al tanto de la existencia de una bóveda de seguridad instalada en una de las casas de los Kirchner en la provincia de Santa Cruz.

En los últimos días de enero pasado, Elizabeth Miriam Quiroga se cruzó con Máximo Kirchner en una esquina de Río Gallegos. Lo saludó con un beso y le dijo: “Tengo guardadas unas cartas que te mandaron a vos, te las tengo que pasar”. El hijo de la Presidenta, incómodo, trató de zafar de la situación: “Bueno, dale, mejor otro día”. Y siguió su camino.

Máximo no podía creer que la que lo saludara con tanto desenfado fuese la ex secretaria privada de su difunto padre, la que en otros tiempos manejaba sus agendas, trabajaba siempre pegada a él y en los papeles encabezaba el Centro de Documentación Presidencial, donde se recibía la correspondencia que llegaba a la Casa Rosada desde todas partes del país, entre ellas las cartas que Quiroga acababa de mencionarle. Máximo no podía creerlo porque esa mujer que ahora le hablaba con tono amistoso era la misma que en febrero del 2011,  le había asegurado a NOTICIAS tras ser echada del Gobierno: “Es vox populi que yo era la amante de Kirchner”. El ex presidente por entonces llevaba tres meses muerto y la Presidenta la había dejado en la calle sin darle muchas explicaciones. Hasta ese momento, la secretaria se sentía una intocable.

Loading...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.